Un momento mágico rara vez captado por las cámaras