Un episodio completo del Grand Prix del Verano de 2004, porque sí.

¡2 horas de turbomachismo y megamaltrato animal!