Transformó una piscina infantil en un estudio profesional con solo 30$