Su oído le ha jugado una mala pasada