Se fue con la cabeza bien alta