Nunca vi a nadie llorando en un yate, pero vale.