No eran las primeras palabras que quería oír…