No creer en la existencia de extraterrestres es como coger una cucharada de agua del mar y decir que no hay peces en el océano porque no hay ninguna en mi cuchara

No creer en la existencia de extraterrestres es como coger una cucharada de agua del mar y decir que no hay peces en el océano porque no hay ninguna en mi cuchara