Menos mal que estaban los círculos rojos…