Los malos siempre tienen una puntería nefasta