Los hoverboards los carga el diablo

¡Tremendo fail!