La necesidad de demostrar lo feliz que eres suele ser indicativo de todo lo contrario