La naturaleza sigue su curso