Jerry tenía razón después de todo…