Hay que mirar siempre donde se pisa