Hace casi 40 años, un chico de 16 años comenzó a plantar un árbol diariamente en una isla perdida, y ahora es irreconocible