Futbolistas que eran feos hasta que la fama y los millones hicieron su magia