Esa ‘k’ traicionera…