Es una cuestión de espacio