Es la única explicación posible