Es el mismo cerebro trolaso que te incita a morderte las uñas…



Es el mismo cerebro trolaso que te incita a morderte las uñas hasta que tus dedos parezcan muñones de enanos.