En ocasiones es mejor callarse