El único lugar al que no puede acompañarte