El diablo eres tú, amigo…