Cuando hasta los robots te dicen que no…