Corinnita, la cerveza que no sienta demasiado bien a Juan Carlos