Bruce Wayne los toma cada mañana