Alejandro Sanz siempre fue un adelantado a su época